Toxoplasmosis y embarazo

¿Que es la toxoplasmosis?

La toxoplasmosis es una enfermedad de origen parasitario que se produce tras la ingestión de ooquistes del protozoario Toxoplasma gondii. Es una enfermedad zoonótica, es decir, que es transmitida al hombre por diferentes especies de mamíferos y aves contaminadas.

¿A quien afecta?

Los huéspedes definitivos son el gato doméstico y silvestre, y los huéspedes intermediarios los animales de sangre caliente (mamíferos y aves).
Esta infección puede pasar inadvertida en la mayoría de las personas que tienen su sistema inmunológico intacto, permaneciendo de manera latente. En determinados individuos, cuando el sistema inmune se vuelve vulnerable o está comprometido (los pacientes con SIDA), o en el embarazo, la infección puede reactivarse y dar síntomas, en muchos casos, graves.

¿Cómo se contrae?

Existen varias formas de adquirir la infección:
•    Ingerir productos de la tierra o del suelo contaminados con heces de gatos u otro tipo de felinos infectados.
•    Comer carne de los animales que transmiten la enfermedad.
•    Desde la madre infectada hacia el feto.
•    Transfusiones de sangre o donación de órganos de pacientes infectados.
No obstante, en la actualidad, la forma más habitual de transmisión de toxoplasma es la ingesta de carne no cocinada (cordero, ternera, carne picada), o la ingesta de verduras no bien lavadas. Estas son las principales fuentes de infección en embarazadas, aunque su incidencia es baja, en torno a 1-8 casos por 1000 embarazos.

Se estás embarazada y tienes gatos, cuentame tus dudas!